Cómo aplicar el Marketing Estratégico a tu empresa

Con frecuencia se habla del marketing estratégico, lo que ocurre es que muchos emprendedores, pymes creen que se trata de una opción solo para las grandes empresas.

En esta entrada te mostramos todo lo que debes saber sobre el marketing estratégico y te decimos cómo puedes aplicarlo a tu empresa o negocio

¿Qué es el marketing estratégico?

Marketing estrategico​

El marketing estratégico es una forma de marketing que se aplica siguiendo un proceso sistemático y documentado. 

La mayoría de los negocios aplican un marketing táctico, es decir actúan sin ningún tipo de planificación y todas las acciones que van implementado son coyunturales, espontáneas e improvisadas.

Otros negocios actúan en el mediano plazo, planean sus estrategias para dos semanas o un mes a lo sumo, pero luego se quedan sin ideas y siguen operando sin ningún objetivo claro. 

Con el marketing estratégico se establecen unos objetivos claros y se evita todo tipo de improvisación. 

La gran ventaja de actuar de forma estratégica es que te permite prever acciones con varios meses vista.

El marketing estratégico comienza con un plan de marketing donde se detallan todas y cada una de las acciones.

El plan del marketing funciona como un mapa y una brújula. 

Claro, también debe haber un espacio para la improvisación porque pueden ocurrir eventos a los que se les puede sacar provecho desde el punto de vista de la promoción.

O también situaciones no previstas que pueden suponer un problema para llevar a cabo las acciones de marketing que se habían planteado originalmente. 

¿Cómo aplicar el marketing estratégico?

Para aplicar el marketing estratégico es necesario crear un plan de marketing pero incluso antes de eso es preciso definir algunos elementos importantes que explicamos a continuación.

1. La misión, visión y los valores de tu empresa

Puede sonar complicado o incluso para algunos: innecesario.

Pero la verdad es que la misión, visión y los valores son un elemento vital dentro del marketing de una empresa, sin importar lo grande o chica que esta sea.

Si crees que es difícil plasmar la misión, la visión y los valores que mueven a tu marca, ahora imagina lo difícil que es intentar hacer buen marketing estratégico sin una guía que fije el norte. 

Todas las grandes marcas tienen valores y misiones claramente diferenciables, definidas.

Es algo que puedes notar en cada acción que realizan.

Toma por ejemplo a Apple que es una de las marcas más grandes e innovadoras de los últimos veinte años.

El marketing efectivo y los increíbles productos que nos ofrece la compañía de la manzana serían imposibles sino contarán con unos valores.

En caso de que se te dificulte el asunto, te damos un truco:

Todo este tema puede resolverse respondiendo una sola pregunta. 

“¿Cuál es tu propósito?”

El propósito de tu empresa, de tu compañía, de tu labor como emprendedor o empresario.

Una vez que has respondido a esa pregunta puedes responder la siguiente:

“¿Cómo vas a lograr tu propósito?”

Con esas dos respuestas están bien encaminadas. 

2. Los objetivos

Marketing estrategico​

Mucha gente mira a los objetivos como algo abstracto.

Si les preguntas por sus objetivos por lo general te responden con algo impreciso del tipo:

“Ganar más” 

“Tener más ventas”

O el clásico de los objetivos:

“Ser el líder del sector, dominar el mercado y acabar con la competencia”.

El punto es que esa clase de objetivos no nos dicen nada.

Primero porque todas las empresas tienen esos mismos objetivos.

Segundo porque no nos sugieren ninguna acción concreta para lograrlos.

Una forma más inteligente y efectiva de formular objetivos es detallando cantidad, cualidad y fijando fechas.

Hablamos por ejemplo de: duplicar la facturación con nuestro producto principal en el segundo trimestre. 

Es un objetivo que incluso parece un plan, te da pistas muy claras de las acciones que se deben tomar.

Sabes que, si quieres duplicar la facturación desde el punto de vista de marketing estratégico deberían al menos redoblar los esfuerzos con respecto al trimestre anterior.

Pero también sabes que desde el punto de vista de producción se le debe prestar atención al producto principal (porque no quieres quedarte sin stock en mitad de la campaña). 

Ese tipo de formulación de objetivos también resulta bastante positiva para la organización porque los lapsos de tiempo definidos invitan a la acción. 

3. Público objetivo

Podrá parecerte una obviedad, pero muchos intentos de campañas de marketing estratégico fallan porque no existe un claro avatar del público objetivo.

Ten en esto en cuenta, aplícalo y jugarás con una enorme ventaja:

Las empresas son perezosas cuando se trata de definir al público objetivo.

Lo mejor de todo es que podrás armar un perfil de cliente ideal en una tarde.

Uno de los principales errores que puedes cometer es intentar dirigir tus esfuerzos de marketing a un público amplio.

Recuerda:

Tú no estás vendiéndole a todo el mundo. 

4. Posicionamiento competitivo

El posicionamiento competitivo es otra piedra angular del marketing estratégico. 

Para trabajar el posicionamiento competitivo lo primero que debes hacer es estudiar el mercado y la competencia.

No existe tal cosa como un negocio sin competencia y, si ese es tu caso, posiblemente tengas un problema mayor que resolver.

El posicionamiento es, en última instancia, la forma en la que el público recordará a tu marca.

Así el posicionamiento es una especie de sensación que transmites con todos los elementos de tu marketing.

5. Procesos clave

A la hora de aplicar el marketing estratégico a tu empresa si quieres que todo marche bien lo primero es definir los procesos clave.

Una vez estos procesos estén completamente definidos en el papel es hora de detallar cada una de sus fases.

Este es un ejercicio que podría tomarte un par de horas, pero que te da claridad al momento de ejecutar una acción. 

A veces pasa que justo al momento de lanzar una campaña falta un componente importante. Bueno, cuando defines y detallas cada uno de los procesos claves esa clase de errores nunca ocurre. 

6. Mensaje

Cuando has prestado atención a cada uno de los elementos que detallamos a lo largo de estos artículos el mensaje se construye solo.

Ojo, con esto no queremos decir que sea un trabajo fácil el de elaborar un mensaje de ventas para trabajar una campaña de marketing estratégico.

Solo que todas las piezas juntas te dan una guía muy clara a la hora de escribir para que tu audiencia responda. 

Consigue la guía completa de email marketing para 2021